Websanta logojunta (3K)
Revista digital del I.E.S. La Fuensanta, Córdoba, España.
número 10 - ISSN 2172-7880
número 10 » Entrevistas »

Miradas de poeta: Juan Cobos Wilkins

19 de mayo, por Equipo de redacción

Un año más, el programa de la Dirección General de Política e Industrias Culturales y del Libro de la Secretaría de Estado de Cultura Por qué leer a los clásicos, en su Plan de Fomento de la Lectura en Institutos de Enseñanza Secundaria, nos permite traer a un destacado escritor en el panorama nacional, el poeta y novelista onubense Juan Cobos Wilkins, quien habló en una charla de más de una hora sobre su obra literaria y cómo entendía él el proceso de creación literaria. A la charla siguieron las numerosas preguntas de más de sesenta alumnos, entusiastas lectores todos y en algunos casos pequeños escritores. Al término de la charla le hicimos una corta entrevista para nuestro gusto, pues la duración de la charla y las preguntas, respondidas con largueza por el escritor, hicieron que se agotara el tiempo del que disponíamos. Pero antes, hacemos un repaso de su amplia producción artística.

Juan Cobos Wilkins, nacido en la ciudad onubense de Riotinto de la que es hijo predilecto, ha sido director de la Fundación y Casa Museo del Premio Nobel Juan Ramón Jiménez, de la colección poética que lleva el nombre del poeta y de la revista de literatura Con Dados de Niebla; también codirigió el Aula de Poesía de la Facultad de Ciencias de la Información de la Universidad Complutense de Madrid, por la que es licenciado en Periodismo, y las ediciones Pliegos de Mineral. Durante años ha ejercido la crítica literaria y teatral en diversos medios especializados (El País -Babelia- Turia, Mercurio, Revista de Libros) de los que es habitual colaborador. Traducido a numerosos idiomas e incluido en numerosas antologías y estudios de literatura contemporánea, ha sido galardonado, entre otros, con los siguientes premios:

  • El Público, de novela.
  • Beca de Creación del Instituto de Estudios Turolenses.
  • Premio de la Crítica de Andalucía, de poesía.
  • Gil de Biedma, de poesía.
  • Ciudad de Torrevieja, de poesía.
  • NH, de relatos.
  • Ciudad de Huelva, de relatos.
  • José María Morón, de relatos.
  • Instituto de Cinematografía y Artes Visuales, de guiones cinematográficos.

El corazón de la tierra es el título de su primera novela, reeditada continuamente. Fue llevada al cine por Antonio Cuadri, en una coproducción internacional que se alzó con el premio a la Mejor Película Latina en el Festival de Los Ángeles y tuvo dos nominaciones a los Goya. Su segunda novela, Mientras tuvimos alas, obtuvo el premio de El Público como mejor novela de 2004, y El mar invisible fue la finalista del Premio Ciudad de Torrevieja en 2007. Su última novela es Pan y cielo (2015).

También ha escrito guiones para radio; un ejemplo de ello fueron los del programa El loco de la colina, en sus primeras épocas de Radio Nacional de España y de la Cadena SER. Ha sido guionista de Federico García Lorca, Música y Poesía, espectáculo literario y musical, con la intervención de la cantante Martirio, el guitarrista Raúl Rodríguez y el recitado del propio Cobos Wilkins. Este espectáculo tuvo la suerte de representar a España en Bruselas en el año europeo dedicado a la cultura española. Asimismo escribió los documentales Para la edad de oro (sobre Juan Ramón Jiménez) y Riotinto, el latido de la tierra (dirigido por A. Cuadri). Ha colaborado con fotógrafos como Juan Manuel Castro Prieto (Una Geografía) y pintores: Cadáveres tan hermosos, con Faustino Rodríguez; Balcón de Infierno, con Juan Manuel Seisdedos; Oráculos, con Pablo Sycet; Tres Ángeles, con Víctor Pulido; 1492-1992 Hombres de Huelva, con Castro Crespo.

Cobos Wilkins, distinguido por la ciudad de Huelva con la Medalla de las Letras (2005), también ha publicado relatos, recogidos en el volumen Siete parejas y un solitario y en La soledad del azar, y es autor del libro de investigación La Huelva británica y de la biografía Álbum de Federico García Lorca (edición especial conmemorativa del centenario del poeta). Parte muy importante de su obra es la poética, en la que se encuentran, entre otros, los siguientes libros: Espejo de príncipes rebeldes, Diario de un poeta tartesso, Llama de clausura, Escritura o paraíso, y las antologías Donde los ángeles se suicidan, La imaginación pervertida, A un dios desconocido y Huella en las hojas.

Tras once años sin publicar poesía, en 2009 se edita su libro Biografía impura, que rápidamente alcanza la segunda edición y que obtiene el Premio de la Crítica de Andalucía. Con poemas de Biografía Impura, el cantaor Arcángel ha grabado su disco titulado Quijote de los sueños. Además, poemas suyos han sido musicados por los compositores y pianistas Rafael Prado y José Zárate, y cantados por Carita Boronska, que han sido incluidos en el espectáculo Nueva York ego fui. También el grupo Planeta Jondo ha creado el espectáculo Golpea con sus poemas. Asimismo ha escrito piezas teatrales breves, recogidas en el volumen Mysterium.

El libro más reciente es un nuevo libro de poemas, Donde los ángeles se suicidan (Ed. La Isla de Siltolá, 2018).

- Hemos leído en tu biografía que ejerces y has ejercido numerosos oficios: poeta, narrador, guionista, crítico literario y director literario (también quizá otros que nosotros desconocemos). Ante esto quisiéramos saber si uno de estos es el que está en el centro y los demás son extensiones de él, o si por el contrario son múltiples facetas que desarrollan tu personalidad sin ningún tipo de solapamiento.

Según lo que quiera contar elijo una manera de contarlo. El error se produce cuando no sabemos encauzar bien qué es lo que queremos contar. La historia te está diciendo si es una novela, si es un relato, si es una obra de teatro o si es un poema. El descubrir cómo quiere ser contado lo que quieres contar es absolutamente fundamental y yo bueno, pues sí, me considero un prisma con muchas caras y con distintas facetas. Desde luego mi mirada sobre el mundo y al mundo lo recibo como poeta.

- Aprovechando que Vd fue el impulsor de la Fundación Juan Ramón Jiménez, quisiéramos preguntarle qué queda hoy en día en la poesía actual de Juan Ramón Jiménez ¿Su influjo poético sigue siendo grande?

Juan Ramón Jiménez es uno de los más grandes poetas no solo de la literatura española, sino de la literatura universal y fue alguien que aportó muchísimo a la modernización, por decirlo de alguna manera, de la poesía. Hizo una poesía que ha tenido un influjo muy grande entre sus contemporáneos y, hasta hoy en día, sigue ejerciendo su magisterio, aunque quizás actualmente no sea el autor que más peso tenga sobre la gente joven que está escribiendo ahora porque su poesía va por otros derroteros, pero es sin duda un pilar fundamental en la poesía española.

- Cuando leemos los currículos de los escritores nos preguntamos qué importancia tiene para un escritor ganar algunos premios literarios ¿Qué piensa Vd?

En algunos casos, un premio de prestigio puede tener una gran repercusión. Yo tuve la suerte de que, por ejemplo, en el premio Gil de Biedma el jurado estuviese formado nada más y nada menos que por Rafael Alberti como presidente. Para mí fue muy importante que un libro mío fuera premiado por alguien al que yo leía con devoción y que pertenecía a la Generación del 27, como era el caso de Rafael Alberti, pero es que, además, allí estaban Antonio Gamoneda, Mario Benedetti, José Manuel Caballero Bonald y el presidente de la Academia de la Lengua, Víctor García de la Concha. Eso, naturalmente, tiene un peso que avala tu libro, porque además es un premio que tiene prestigio. Lo mismo sucede en otros casos. Eso te ayuda a abrir camino. Por otro lado, aunque suele ser pequeña la dotación económica, es una ayuda para el poeta, que normalmente con la poesía no gana nada. El hecho de que tenga prestigio y de que, además, económicamente esté dotado es importante. Además, si reúne estas condiciones, va a tener algo que importa mucho y es una editorial detrás que lo avala con su nombre y con una distribución. Es fundamental que los libros estén bien distribuidos, sobre todo los de poesía.

- ¿Alguna vez ha pensado que una obra suya ha sido infravalorada o no le han dado el mérito que Vd. cree que tiene?

Sobre todo lo que creo es que no ha estado bien promocionada y entonces no ha llegado a donde tenía que llegar. Tú puedes tener una novela estupenda pero, si el libro de poemas no está en ningún sitio o si la crítica no ha sabido de él, si no ha salido en los medios y no está bien colocada en las estanterías, prácticamente es como si no existiera. Y hoy en día eso es brutal porque hay una voracidad que hace desaparecer en 15 días el libro; las novedades se van sobreponiendo unas a otras y en dos meses ya no la encuentras. Antes en las librerías había un fondo en los que tú encontrabas novelas de hacía dos, tres o cuatro años; ahora desaparecen a una velocidad de vértigo. Es todo como de usar y tirar.

- ¿Cree que la política o la actualidad intervienen en la venta de algún libro?

Hay algunos casos en los que estar a favor o en contra del libro supone añadirle una publicidad. Mira lo que ha pasado con el libro Fariña, que ha sido retirado por una demanda, y rápidamente se han multiplicado sus lectores. Si sucede algo, digamos, ajeno al libro o / y que puede estar relacionado con la política o hasta publicitariamente organizado, claro que sí interviene en la venta. Pero eso no tiene nada que ver con la buena y la mala literatura; esos son factores ajenos. Si a lo mejor saco ahora algún libro de poemas y alguien se escandalizara y me pusiera un pleito por él, te aseguro que iba a vender muchísimos más libros que si eso no sucediera; así que venga, decidiros y ponedme un pleito por mi nuevo libro de poemas.

Dos poemas del autor

(Biografía impura, Fundación José Manuel Lara, Sevilla, 2009).

Un joven regresa de madrugada
 
Un joven regresa de madrugada
a su cuarto alquilado.
El corazón le late,
pues que toda la noche, alcohol y humo, estuvo
hablando del amor y las armas, del arte y el amor.
Viene de lejos, caminando
bajo una lluvia oblicua, entre luces
de una ciudad que no es la suya. Va
hacia una habitación muy diferente
a la que dejó atrás. La vida.
El tiempo.
Vuelve
a ese dormitorio
que en nada -excepto
en lo invisible-recuerda
al de Van Gogh.
Ven.
La vida, el tiempo.
Ven.
y vamos a seguirlo.
El no nos ve, podemos
-no te preocupes-
espiarlo:
subido el cuello del abrigo, húmedos
los zapatos: míralo,
el que cruza la desierta avenida
contra la blanca ventisca de aguanieve.
Observa,
ahora llega al portal, la llave
que por tres veces niega
la cerradura omnívora de una pensión.
Sin encender la luz, recorre
a tientas un laberinto pasillo empapelado.
Buenas noches, flores de plástico; hasta mañana,
ciervos del tapiz.
Y al final,
bajo el eco de la impúdica cisterna que gotea
y el hundido colchón y unas
sábanas sin fantasma siquiera, el insomnio
perfecto de los sueños:
la eterna juventud, el fortuito
porvenir …, y ante todo, frente a todos,
la quimera o alquimia del único prodigio
che muove il sole e l’altre stelle.
Al alba,
este muchacho
que retorna a su cuarto alquilado.
 
De prisa, le diría
-si me oyese- al oído. Apresúrate
a tomar de la vida
tu derecho a la magia, tu obligación
con la belleza, nuestro insurgente deber de dignidad.
 
Date prisa.
Porque, amigo, en tu mesa
-calzada
su cojera pirata con el aire
transterrado del mar- te aguarda,
cálido, fiel, el lujo:
una rosa amarilla, un cuaderno de versos.
Un joven planea su viaje
 
I
 
Un joven planea su viaje
soñado.
Sobre la mesa extiende
un colorista mapa del país, busca
ríos, bosques, cordilleras, ciudades
cuyos nombres despiertan la fantasía, el anhelo
de ver pasar las aguas, crujir bajo su pies
las bayas amarillas y, al alba, hollar
la nieve virgen que ama el edelweiss. Irá
a cafés antiguos, a plazas porticadas, a perdidas
ermitas...
En fugaces rostros extraños
aprenderá a mirarse
para reconocerse igual en los distintos.
Más no le basta y cubre
el mapa con otro de todo el continente,
el que también, poco después, oculta
un minucioso atlas del planeta.
Como estratos se van superponiendo
cartas, planos, fotografías, dibujos…
El mundo se despliega ante sus ojos.
Los volcanes de Java, el Portala de Lhassa, las ventanas brillantes de Manhattan, la Ca’d’Oro en Venecia, los palacios del rey loco en Baviera; el crepúsculo africano de la Blixen, el rayo verde, la Atlántida, la aurora boreal, el rostro de colores de un mandril.
Naves ardiendo más allá de Orión.
El mundo ante sus ojos,
y el índice que en segundos recorre
lo que en lustros Aníbal, Alejandro,
Marco Polo y la estrella o David Livingstone.
 
Los fiordos en bruma, la pirámide del Adivino en Uxmal, las luces de los peces abisales, el Éxtasis del barroco Bernini, el sol de medianoche, la tundra, las mantis como orquídeas, la taiga, Cnossos, baobabs de Morondava, la Pietá.
 
El Sur.
 
Diríase
de la yema de su dedo que intenta
bordar su propia huella
de tanta maravilla.
 
Un relámpago en la Amazonia, los megalitos circulares de Stonenhege, las pagodas de oro de Bagan, las dunas bajo la noche del desierto, los manglares, una secuoya milenaria, Bomarzo, algún remoto faro en los acantilados, un okapi, los páramos de las hermanas Brontë.
Naves ardiendo más allá del Orión.
 
Pero nada le basta al que imagina
el viaje perfecto, jamás
es suficiente para quienes anhelan
el periplo de Ulises.
 
II
 
Anochece
Bajo la luz del flexo,
un joven pausadamente escribe
los nombres de sus amigos, traza
luego una línea consigo y entre todos.
Sabe
que quien contempla la belleza
hereda la conciencia de la muerte.
 
Y por ello,
sobre el trazo invisible de esa línea,
tal un funambulista,
inmóvil el viajero comienza a caminar.
Elena Torre Rubias (4º ESO A).
Marcos Blázquez Torres (1º Bachillerato B).


Comentar este artículo