Websanta logojunta (3K)
Revista digital del I.E.S. La Fuensanta, Córdoba, España.
número 10 - ISSN 2172-7880
número 10 » Arte y Literatura »

Mil Kilos de Aire de David Ruz Velasco

22 de mayo, por Equipo de redacción

EL ORIGEN DE MIL KILOS DE AIRE

Esta es mi primera novela. Y he necesitado mucho tiempo para completarla. Pero recuerdo muy bien cómo comenzó. Como digo un poco en la web de Mil kilos de aire, empecé a escribir cuando iba en un ferry de Barcelona a Roma. De eso hace más de cinco años. Me acaba de comprar un portátil y, casi de repente, mis dedos comenzaron a teclear.

Fueron apenas unas líneas. Pero la imagen de un chico de unos 16 años encontrándose con otro marroquí y los conflictos que podrían surgir… me impulsó a escribir. No tenía ni idea de dónde iba a llegar. Sin embargo, aquel verano que pasé en Nápoles, fui dejándome llevar por la historia que iba desarrollándose entre ellos. Poco a poco, la trama se hizo más interesante y otros personajes aparecieron. La aventura que corren en primer lugar Manolo Santos y Shalim y luego todos los demás también me cautivó desde el principio. El tema del narcotráfico en el Estrecho, con el peligro de las planeadoras, los infiltrados de la Guardia Civil, la sensación de riesgo y velocidad... todo ese ambiente oscuro empezó a envolverlo todo. Pero siempre quise que la mirada un poco absurda y llena de humor de Manolo nos hiciera verlo todo de una forma cercana y reconocible.

Disfruté muchísimo describiendo la emoción de algunos momentos y tengo que confesar que me he reído bastante e incluso he soltado alguna lagrimilla al releer ciertos capítulos.

Siempre me ha gustado escribir y tengo muchas historias cortas escritas, pero esta me atrapó y, de alguna manera, no me dejaba tranquilo… Tenía que llevarla hasta el fin. Y me costó varios veranos después de aquel, porque necesité también documentarme mucho para que lo que sucediera fuera verosímil. Tengo cientos de artículos sobre inmigrantes en pateras cruzando el Estrecho, sobre alijos de droga incautados en el Campo de Gibraltar, sobre las rutas del hachís desde Marruecos a España... hasta sobre los tipos de armas y munición que podrían usar algunos de los que aparecen en la novela. Me encantó ese proceso también. Aprender sobre cosas que no tienen nada que ver contigo mismo es para mí un lujo que te aporta mucho a nivel personal.

He escrito en aviones, aparcado en un coche en una cuneta, en parques, cafeterías... en fin. Donde encontraba un lugar para aislarme y continuar añadiendo un poco más a la trama.

Recuerdo que al principio la llamé “Una noche demasiado larga”, que ahora es el título de un capítulo.

LA HISTORIA Y SUS PERSONAJES

Tengo que decir que no me inspiré en nadie en particular. Pero sí pasó algo bastante particular: esos personajes de ficción me han hecho prestar más atención a temas relacionados con la inmigración o incluso el narcotráfico. Como el mismo Manolo Santos, el protagonista, me he dado cuenta de que tras los titulares de los periódicos hay personas auténticas y que cada uno de ellos ha llegado hasta esas situaciones límite por circunstancias que no podemos ni imaginar. Por eso, conviene no prejuzgar, sino intentar entender. Creo que ese es también uno de los mensajes de la novela: todos tenemos una historia, una lucha, que merece ser escuchada.

Tengo que decir que mi personaje favorito es Manolo Santos, claro. Me gusta mucho ese punto ingenuo que tiene, pero también que es capaz de tomar decisiones importantes y arriesgarse por sus amigos. Él no lo sabe, pero está madurando a toda velocidad, a base de los empujones que le da la realidad. Su vida cambia de repente y nada es lo que parece. Sin embargo, Manolo demuestra ser un joven valiente y, lo que es para mí muy importante, solidario. Aprende a comprender al otro, a ponerse en su piel. Y eso lo transforma.

En estos días los temas que plantea Mil kilos de aire están de plena actualidad. No paro de leer noticias sobre el narcotráfico en la zona de Algeciras. La verdad es que intenté que esta historia nos hiciera pensar un poco sobre qué nos puede llevar a cualquiera de nosotros a hacer ciertas cosas en la vida. Los retos a los que se tiene que enfrentar Manolo Santos y sus colegas los cambiarán para siempre. Quizá se dejen parte de la inocencia o incluso de la infancia en el camino, pero es necesario para crecer.

Lo que más difícil me resultó al escribir fue mantener la emoción. Quería conseguir que el lector deseara seguir adelante y que la acción fuese muy visual. Algo que me preocupaba también era que los personajes tuvieran un fondo, una vida… que no fuesen planos. Que cada uno tuviera sus objetivos vitales, su forma de hablar…su personalidad. Algunos de mis lectores me han dicho ya que se han quedado con ganas de saber más de los colegas de Manolo, que les encantaría que ganaran más protagonismo porque les han gustado mucho. La verdad es que parece un poco raro, pero los personajes parecen cobrar vida en el proceso de escritura y terminas enamorado de ellos, podríamos decir.
Y, para terminar, algo complicado fue encajar las secuencias de los distintos tiempos de la novela. Hay varios flashbacks y flashforwards y eso requiere mucha atención a lo que pasa en cada momento. También di muchas vueltas al desenlace. Quería que fuese un gran final, como de una buena película de acción. ¡Espero haberlo conseguido!

PONERSE A ESCRIBIR

La verdad, escribir Mil kilos de aire ha sido un proceso muy largo. Sin prisa y sin pausa. Pero sí que puedo decir que como escribir es un auténtico placer para mí… pues siempre he encontrado un hueco.

Lo más estresante ha sido quizá este año, desde que la editorial Wanceulen Juvenil se interesó por la novela y me tuve que poner de verdad a revisar y leer una y otra vez todo para dejarlo listo para publicar.

Creo que si de verdad te gusta algo, ese algo te encuentra. Pero, eso sí. Nada se consigue sin un gran esfuerzo. No podría calcular cuántas horas le he dedicado a Mil kilos de aire. Pero me siento muy feliz de ver la novela en manos de alguien. Es un orgullo muy difícil de describir. Hace que todo merezca la pena.

ESCRIBIR ES LEER

Yo leo mucho. Y tengo gustos un poco raros a veces. Mi inspiración viene de los buenos libros. Me encanta la novela negra y he leído bastantes de un autor sueco llamado Jo Nesbo. Sin embargo os daré tres de mis títulos favoritos, de tres países distintos y en las tres lenguas diferentes que hablo: Juan José Millás, La soledad era esto. Paul Auster, The New York Trilogy (La Trilogía de Nueva York) y Niccolò Ammaniti, Che la festa cominci (Que empiece la fiesta).
Son cada uno muy diferente al otro, pero son para mí obras maestras en su género. Y creo que habrá algo de cada uno de esos autores en Mil kilos de aire, o al menos eso quiero pensar.

LA WEB davidruzvelasco.com

La web es el resultado de un enorme esfuerzo por ampliar los contenidos del libro. Todo el que lo lea puede encontrar mapas con los lugares en los que suceden los momentos clave de la acción, información sobre los personajes, la historia de cómo surgió todo… Es además, una web muy viva, porque voy añadiendo contenidos nuevos. Hace poco escribí un nuevo post en el blog que se llama LEER O MORIR EN LA ESO, que habla sobre el valor de la literatura para los jóvenes de nuestras aulas de Secundaria.

Y ya que pienso que Mil kilos de aire puede ser un buen texto a leer en el último ciclo de ESO, hay una sección llamada CUADERNO en la que los profesores pueden encontrar más de 20 fichas diferentes para trabajar 6 bloques diferentes: comunicación, léxico, literatura… Y una sección específica que he denominado TALLER, en la que se pone en práctica lo que se trabaja en los manuales de Lengua y Literatura Española.

En la sección GAFAS se pueden encontrar reflexiones previas a la lectura sobre los grandes temas que plantea Mil kilos de aire. Planteo pistas para pensar sobre la droga y el narcotráfico, la inmigración… y muchos enlaces a vídeos, juegos interactivos, cómics, música y alguna película que merece la pena. Creo que puede ser muy interesante para informarse e incluso debatir antes de lanzarse a la lectura, o después, para profundizar.

Hay mucho más, pero sólo hay que entrar en davidruzvelasco.com. Os espero. Y también vuestros mensajes en el mail si os interesa algo en concreto.

Tengo también una página de FACEBOOK, @milkilosdeaire, que tiene ya muchas visitas, donde voy poniendo noticias sobre presentaciones o incluso fotos y comentarios de mis lectores. Os animo a todos a visitarla y darme algún like si os gusta. Pronto, en INSTAGRAM.

Enlaces a varias entrevistas.
Cadena Cope
Cordópolis

Entrevista en PTV Córdoba

 
Muchas gracias a todos los que, leyendo, hacen que Mil kilos de aire crezca. Y, quién sabe, ya me está rondando la cabeza alguna idea para Manolo Santos…

David Ruz Velasco

David Ruz Velasco (Córdoba, 1971) es filólogo de formación y ha trabajado desde hace más de veinte años enseñando inglés y literatura no sólo en España sino también en Gran Bretaña. En la actualidad combina sus tareas de docencia y gestión educativa con la escritura. Es profesor de inglés en Secundaria y director del colegio RR. EE. La Inmaculada, en Córdoba. Mil kilos de aire es su primera novela.


Comentar este artículo